mayo 12, 2013

Terrarios miniatura hechos con LATAS DE ATÚN



Estos son unos originales maceteros verticales o terrarios en miniatura para colgar en la pared, hechos con latas de atún. Tienen plantas naturales y vivas, pero que sobreviven sin necesidad de usar tierra. Son perfectos para complementar una decoración minimalista. Constituyen un fino y delicado detalle con estilo.

Estos mini-terrarios son sencillos de elaborar, pero también debes tener algo de delicadeza al hacerlos, pues en eso reside la gracia de estos elementos: en que en un pequeñísimo espacio se lucirá un pequeño jardín que será lo más detallista y delicado posible.

1. Para hacerlos, primero selecciona preferiblemente aquellas latas de atún que vienen con "abre fácil" (las que traen un anillo de donde tirar o halar para abrirlas fácilmente). Es que a éstas les queda el remate de un borde más liso, a diferencia de aquellas que necesitas abrir con abrelatas, en donde tendrías que limar las asperezas de la lata antes de poder usarla para tu terrario.

Suele haber en el mercado dos o tres tamaños de latas de atún, las cuales son iguales en cuanto a su díámetro o circunferencia, pero unas son menos profundas que otras, pues traen menos cantidad de contenido. No uses de las más pequeñas, pues el espacio dentro de éstas sería muy pequeño para el propósito que buscamos.


2. Usa la propia circunferencia de la lata de atún como molde para cortar un plástico rígido transparente, el cual servirá como soporte para el contenido del terrario. Puedes usar, por ejemplo, los plásticos rígidos o semi-rígidos en donde vienen infinidad de artículos que compramos regularmente. (Por lo general, son aquellos productos que encontramos colgados en las estanterías de las tiendas, cuyos envases tienen cartón por detrás; y por el frente, tienen un plástico liso que permite ver el contenido de lo que compramos).

Si tuvieses un cortador de vidrio y puedes utilizar vidrio transparente en lugar de plástico, cuánto mejor, pues más fino y elegante se verá tu terrario. Pero para los que no tenemos esa facilidad, igualmente un plástico rígido y transparente te podría servir para este propósito.

Al recortar el plástico recuerda que el diámetro del círculo debe ser ligeramente más pequeño que la lata, para que al pegarlo, el plástico se asiente sobre el borde de la ranura en donde antes estaba la tapa de la lata, pero sin sobresalir de ésta.

3. Cuando tengas el círculo de plástico recortado, debes ahora cortarlo aproximadamente a la mitad o un poco menos. Es que no podemos tapar por completo la lata, sino que solamente cubriremos la mitad inferior de la misma, ya que las plantas que colocaremos necesitarán aire para respirar y nutrirse de él.

4. Para fijar el plástico a la lata, puedes pegarlo al borde de ésta con silicón frío. Debes ser detallista al hacerlo, de manera que vayas dejando solo un hilo muy fino de silicón para que éste sea casi imperceptible; pues recuerda que el plástico es transparente y no queremos que los manchones de goma sean notorios a través del plástico.

5. Cuando ya tengas firmemente fijado el plástico a la lata, coloca la lata en posición vertical e introduce entonces piedrecillas de gravilla (como la que se usa en las peceras). Podrías usar de esa gravilla de colores si así lo deseas, pero sería preferible utilizar de la gravilla blanca, para que tu terrario se vea lo más natural posible. Pero bueno, todo es cuestión de gustos.

En caso de que no consigas de esa gravilla para peceras, podrías también usar de la misma arena que viertes en la caja de arena de tu gato, si es que tienes uno en casa (solo que sería conveniente seleccionar los gránulos más grandes). De esa arena para gatos hay de color blanco y otra que no es muy blanca que digamos. Mejor utiliza de la blanca, para que visualmente las plantas verdes resalten más en el terrario, al hacer contraste con el blanco.


6. Finalmente, acomoda en el interior de la lata de atún unas pocas plantas epífitas. Pueden ser pequeños ejemplares de musgos, líquenes, ciertas orquídeas, algunos helechos o ciertas especies de bromelias. Si vives en países tropicales no es difícil conseguirlas, pues incluso crecen de manera natural en los árboles y arbustos. O también puedes comprarlas en los lugares que venden plantas.

QUÉ SON LAS PLANTAS EPÍFITAS:

Aunque algunos las confunden, las plantas epífitas no son parásitas. Son otras especies de plantas que no necesitan tierra para sobrevivir, ya que se alimentan de sustancias que extraen del aire, y se hidratan de la humedad ambiental. (Por eso es que nuestro "terrario" no tiene tierra, sino gravilla).

Las epífitas son comunes en los sistemas boscosos y las selvas lluviosas tropicales. Se aferran a las partes áltas del árbol para así recibir la mayor cantidad posible de luz. Es que se valen de la fotosíntesis para proveerse de energía y asimilar el alimento que extraen de los elementos del aire que las rodea. El agua la toman de la lluvia que se acumula o simplemente, la obtienen de la humedad ambiental.

Estas son algunas plantas epífitas pequeñas que pueden utilizarse:




CÓMO CUIDAR DE TUS PLANTAS EPÍFITAS:

Aunque tus plantas epífitas no necesitarán de tierra, debes proveerle la adecuada iluminación ambiental natural, pues si no les llega suficiente luz, no pueden realizar la fotosíntesis y se echarían a perder. Además, requieren de cierto nivel de humedad ambiental, pues ten en cuenta que ese sería el único medio de donde obtendrían su agua, ya que no es necesario regarlas directamente.

Para garantizar los elementos que tu epífita necesitará para sobrevivir, colócala en una pared que preferiblemente esté frente a una ventana, de donde pueda recibir luz solar indirecta o al menos, la suficiente claridad.

En cuanto al agua, si colocas la planta en un lugar como el cuarto de baño, a la planta le bastará con la humedad que se genera dentro de éste cada vez que te bañas. Incluso en la cocina se genera algo de humedad cuando cocinamos los alimentos (solo que no coloques el terrario demasiado cerca de las fuentes de calor, como la estufa, microondas, etc.). Si la cuelgas bajo techo, de la pared de un balcón o en una pared exterior, también podrá extraer la humedad que necesita del ambiente (siempre y cuando no sea una temporada demasiado seca).

Si optas por colocar tu planta epífita en otro lugar de la casa en donde regularmente no hay mucha humedad (como la sala, el comedor, una habitación, un estudio u otra estancia), entonces debes proveerle tú del agua que necesitará. Para ello, como dos veces por semana, puedes colocar cerca del terrario o bajo éste, durante algunos minutos, un recipiente con agua hirviendo o recién hervida, al punto en que aún esté emanando vapor de agua. Claro está, no la coloques demasiado cerca para que el calor no dañe tu planta.

O si no te molesta, dos veces por semana llévate tu plantita al cuarto de baño mientras te bañas. Así ella obtendrá toda la humedad que necesita y a la vez, te hará compañía (jeje...).

Al elaborar tu terrario, procura colocar pocos elementos dentro de éste, no solo porque dispones de poco espacio dentro de una lata de atún, sino también porque precisamente en la sencillez radica el detalle curioso y la originalidad de este elemento decorativo.

Recuerda además usar especímenes de plantas epífitas que aún estén pequeños y que no hayan alcanzado su desarrollo, para que quepan bien dentro de la lata y no se vean desproporcionados en relación a todo el conjunto en sí.

Ahora bien, con el tiempo, tus plantas epífitas crecerán, de manera que ya no cabrán en tu terrario. Deberás entonces sacarlas y armar un terrario similar más grande. O bien, puedes amarrar tu planta a algún árbol o arbusto que tengas en tu jardín, en donde se podrá seguir desarrollando con normalidad. Consigue entonces otro ejemplar pequeñito de epífita y colócalo en el primer terrario dentro de la lata de atún, para que empieces nuevamente el proceso.

Ojalá te animes a armar tu mini-terrario vertical de plantas epífitas. Valdrá la pena el resultado y será un original detalle para embellecer tus paredes.

Ver más IDEAS CON LATAS DE ATÚN

Ver más MACETEROS

Ver más IDEAS CON LATAS



4 comentarios:

  1. Alejandra Guerreroagosto 20, 2014

    Interesante! No sabia que había plantas que vivían sin tierra, las habia visto en los arboles pero pensaba que todas eran parasitas. Y la idea de la lata esta guay y diferente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alejandra!
      Sí. Son plantas muy diferentes. Yo antes tampoco sabía lo asombrosas que eran, hasta que lo investigué. Todos los días aprendemos algo nuevo.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos y bienvenida siempre!

      Eliminar

Nos encantaría conocer tus comentarios!